Expat Stress Syndrome

Updated: Jun 12, 2019

Bibiana Huanqui


Causas, síntomas y opciones para manejar el stress derivado de vivir como expat.


Las fotos lindas en Instagram, el hashtag #Wanderlust, la emoción de conocer otros lugares, probar otros sabores, vivir nuevas aventuras, pero también la adaptación a un nuevo entorno con sus desafíos, sus incertidumbres, el vacío entre lo que dejaste atrás y lo que ahora estás empezando a construir. La vida de expat es más de lo que vemos y mostramos en la superficie.


Hay tantos factores en juego (laborales, éticos, emocionales, físicos, culturales) que no es de extrañar que aparezcan síntomas de estrés y todo lo que éste puede ocasionar.

Desde acné, debilidad en las uñas o el cabello, problemas para conciliar el sueño, falta de energía hasta depresión y ansiedad son algunas de las dificultades que se pueden experimentar.

Es importante que divulguemos esta realidad y las opciones que tenemos.


El ECS y el ESS


Hay una mala costumbre respecto a nuestra salud y es que no vamos al médico a menos que estemos enfermos. Incluso ignoramos los primeros síntomas hasta que se transforman en un dolor o malestar insportable. Bueno, lo mismo sucede con la salud emocional. Si previniéramos, no llegarían a desarrollarse muchos de los males físicos por los que después terminamos consultando a los especialistas.


El ECS (Expat Child Syndrome) o Síndrome del Niño Expatriado, es desde hace algún tiempo un fenómeno estudiado por la psicología para ayudar a hijos de emigrantes en la adaptación a su nueva vida. Pero a decir verdad, no se habla suficiente del mismo fenómeno en adultos o lo que yo acuñaría como Expat Stress Syndrome. El stress es definido como un estado de tensión emocional y física que es provocado por situaciones en que somos sometidos a demandas o desafíos que exceden nuestra capacidad de respuesta habitual,* que en este caso serán la repatriación y los cambios laborales, de vivienda, de círculo de relaciones y demás factores relacionados al desplazamiento.



Hay que normalizar el pedir ayuda


En un escenario ideal, deberíamos aplicar la medicina preventiva y así como preparamos cuidadosamente las maletas para el viaje, deberíamos alistar todos los recursos que podríamos llegar a necesitar en caso de que enfrentemos dificultades de adaptación. Entre esos, saber a quién dirigirnos si empezamos a sentir que nuestra vida emocional se desestabiliza. Así como en un nuevo trabajo te hacen una inducción y te muestran qué funciones debes cumplir pero es en la práctica que aprendes bien lo que debes hacer, también contar con esta orientación no significa que todos tus problemas desaparecerán, pero sí te ayudará a tener más y mejores recursos para enfrentar tu vida en otro lugar.

Así como inviertes en productos, terapias y sesiones de belleza, no olvides invertir en tu estabilidad emocional.


Hay muchas estrategias para mantener tu salud psicológica, como encontrar un hobbie que te gusta –o continuar uno que ya tenías-, hacer nuevos amigos, (en la edición pasada les recomendamos algunas apps y websites para conocer gente), pero si esto no es suficiente, es mejor buscar ayuda profesional sin temor a ser juzgada. Tu salud mental es lo más importante. De ella depende el buen funcionamiento de las demás áreas de tu vida.



Entonces, ¿qué hacer?

No hay una sola manera de hacer frente al Expat Stress Syndrome. Tienes varias posibilidades. Explora la que más te funcione.


1. Organizaciones: Si necesitas aliviar el stress que produce el proceso de relocación, está Expat Advisors que pueden ayudarte en cuestiones técnicas como inmigración corporativa, asesoramiento fiscal y hasta formación intercultural con servicio en español e inglés.


Si necesitas algo más profundo tipo consejería, Expat Nest sería una mejor opción. Ofrecen apoyo psicológico con varios especialistas expertos en Expat life. Puedes escoger por qué medio tecnológico contactarlos, sin importar diferencias de horario, en cualquier parte del mundo. Hay sesiones de 45 o 60 minutos en muchos idiomas incluyendo Inglés, Español, Griego, Italiano, Alemán y Chino.


2. Espiritualidad: Más allá de que profeses una religión o no, el mantener viva tu espiritualidad, tomándote unos minutos a diario para agradecer por las cosas lindas y positivas que has logrado en la vida, puede reducir tu nivel de stress. Grupos de oración o apoyo y encontrar un sitio para ser parte de una comunidad espiritual –sobre todo si esto hacía parte importante de tu vida antes de mudarte. Pon tu confianza en Dios, ten fe en esa fuerza superior o como quieras llamarlo, y confía en que todo saldrá bien.


3. Otras: A muchas les ayuda aprender técnicas de meditación, relajación, yoga, y como siempre, mantener un estilo de vida lo más saludable posible, comiendo a horas adecuadas, durmiendo suficiente y ejercitando regularmente.


4. Por último, ¡Evita! Como dijimos antes, lo mejor es prevenir. Evita pasar mucho tiempo con personas negativas que se quejan mucho, esto drena tu buena energía. Evita el cigarrillo y los excesos de cualquier tipo.


En Expat Latina nos preocupamos por que cada artículo sea de utilidad y provecho para todas. No dudes con contactarnos para resolver más dudas o contarnos tus historias.

*https://www.significados.com/stress/

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle